• 12% Descuento
    Este vino se fermentó y crió en tinajas centenarias, tradición que se origina a partir de los primeros viñedos del Itata plantados en 1551. El resultado es un tributo a los primeros viñadores del país y a este especial terruño.
    Los racimos son despalillados y los granos enteros se colocan en tinajas para hacer una fermentación alcohólica espontánea con levaduras nativas y donde permanece en contacto con sus pieles durante 6 meses hasta completar la segunda fermentación, la maloláctica. Posteriormente el vino se trasiega a otra tinaja vacía donde se cría por 6 meses. Luego se embotella sin clarificar y sin filtrar.
  • 12% Descuento
    Este vino se fermentó y crió en tinajas centenarias, tradición que se origina a partir de los primeros viñedos del Itata plantados en 1551. El resultado es un tributo a los primeros viñadores del país y a este especial terruño.
    Los racimos son despalillados y los granos enteros se colocan en tinajas para hacer una fermentación alcohólica espontánea de manera semi carbónica. Posteriormente el vino de gota y de prensa se combinan para ser criado por todo el invierno en las tinajas. En primavera, una vez completada la fermentación maloláctica, se embotella.
Ir a Arriba